FRANCISCO CASAVELLA (RIP)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FRANCISCO CASAVELLA (RIP)

Mensaje  Irene el Jue Dic 18, 2008 4:20 pm

Queridos amiguitos:

Hace unos meses topé con una de las pocas y agradables sorpresa literarias de los últimos meses, y leí casi con fruición el último título Francisco García Hortelano: [/i]Lo que sé de los Vampiros[i]. Francisco Casavella, era el seudónimo con el que este autor se prodigaba en el proceloso mundo de las letras. La citada novela, de narración fácil, amena y a la vez no carente de peso y calidad literaria es una obra suficiente para tan joven escritor (45 años).

Ayer, me vengo a enterar que Francisco Casavella había muerto de una parada cardio respiratoria. Buscando algo más sobre el personaje, he hallado un bonito y entrañable artículo de Silvia Taulés en la edición digital del Diario el Mundo. Aquí os lo dejo:

" SILVIA TAULÉS

MADRID.- Espero que leas este trozo de papel y me lo tires a la cara. Con una sonrisa torcida, despacito, casi sin moverte, en voz baja, y eso sí, con muy mala leche. Poco te gustaban a ti las gracias fáciles, las palabras huecas, los "lo siento", los "gracias y de nada". Sabías reírte de los demás, aunque empezabas siempre por ti mismo. Sí, a partir de ahora parece que se tendrá que escribir de Francisco Casavella en pasado.
Porque un paro cardiorrespiratorio acabó el miércoles no sólo con la vida, acabó con las palabras, acabó con el talento de uno de los pocos escritores que los últimos tiempos han demostrado que la literatura todavía existe.
Francisco Casavella nació con los apellidos García Hortelano. Fue hace 45 años, en Barcelona, esa ciudad de la que se ha nutrido tantas veces. Esa metrópoli cosmopolita y europea -deja que me ría contigo de nuestra ciudad querida, ésa que nos han cambiado- con la que vivió una historia de amor y odio. Pisaba el barrio del Raval a diario, y despotricaba de él en cuanto podía. Buceó -infatigable, aunque apático, con ese aire melancólico que a veces daba fastidio- por los bajos fondos de la ciudad, de una ciudad escaparate que él detestaba en ocasiones, un lugar del que se apartaba tantas veces para irse a la playa, a la casa de Tarragona. Hasta allí se fue para desvanecerse y preparar 'Lo que sé de los vampiros', la novela que le reportó la popularidad al ganar el Premio Nadal hace ya casi un año.

Barcelona, Tarragona, Premio Nadal... Es cierto, Casavella coincide con el maestro, con Juan Marsé. ¿Cuántas voces han llamado a Casavella su sustituto natural? Incontables, pero la más autorizada, la del propio Marsé, avala la teoría. Lo dice el recién Premio Cervantes sin dudarlo: Casavella es el único.
Lo demostró de sobra con la tremenda trilogía 'El Día del Watusi' (2002-2003). Tres entregas que uno se lee sin parpadear, entre risas, mohínes y lágrimas: 'Los juegos feroces', 'Viento y joyas' y 'El idioma imposible'. 'El Yeye' (querido Pistacho, respira), ese personaje que al creador le provocaba tanta ternura, ese gitano tramposo, entrañable -vuelvo al tópico, Casavella-, del que podría hablar horas sin cansarse.

Pues 'El Yeye' acabó hablando idiomas, ante la incredulidad del padre de la criatura. Y es que 'El día del Watusi' ha sido traducida al francés, al alemán, al holandés, al italiano y al inglés. Aunque con todo, y a pesar de llevar metido en el ajo más de 18 años, Casavella seguía diciendo que era un escritor aficionado. Una afición que, no obstante, ha dado muchos frutos, con novelas de la talla de 'El Triunfo' (1990), 'Quédate' (1993), 'Un enano español se suicida en Las Vegas' (1997), 'El secreto de las fiestas' (2006), 'Lo que sé de los vampiros' (2006).
A más de uno se le pintó una sonrisa -fruto de la ironía, supongo- cuando leyó vampiro y Casavella en la misma frase. Porque como buen Drácula, este escritor se nutrió tanto de la noche como de todos aquellos que le rodeaban. Consumidor de lo que se viene llamando cultura alternativa -ese topicazo, que no decaiga, Francis-, podría haber pontificado tanto sobre televisión como de cómics, de películas de serie B y, sobre todo, de cine de verdad. De ese cine que le gustaba y que le llevó a firmar incluso un guión con Manuel Huerga, 'Antártida', película protagonizada por Ariadna Gil y Carlos Fuentes.

No fue este su único acercamiento al celuloide. Otra barcelonesa, la actriz y directora Mireia Ros adaptó la novela 'El triunfo' para desencanto de Casavella. No le gustó, claro, ni siquiera se implicó un poquito (volvemos a Marsé, inevitablemente).

Y como buen vampiro, miró la vida desde dentro, la escribió desde dentro y es así como deben leerse sus libros. Las letras de este joven de 45 años van por dentro y no se detienen en lo fácil. "Todo es terrible, pero nada es serio. Nada es en blanco y negro, sino que todo es blanco y negro", había dicho al ganar el Premio Nadal. Lo demostraba con su vida, en momentos que en los que llegó al límite, una frontera de la que hace tiempo se había intentado apartar.

Vale, vale, Casavella, está bien, ya me callo, que me voy por las ramas. Que a ti no te gusta que te sigan, odias que te adoren, aunque son muchos los adoradores que dejas a tu paso. Ese paso lento, pesado, acompañado de gesto torcido, desafiante y melancólico. Será la primera vez que pido un desaire, pero te diré que espero que me mires de reojo y me digas que no te gustan las gracias fáciles, ni las palabras huecas, ni los 'qué grande era' después de la vida. De una vida que, negro sobre blanco, muchos guardaremos siempre".

Irene
Vivo en Clubdelectura
Vivo en Clubdelectura

Cantidad de envíos : 91
Fecha de inscripción : 07/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.